Guías de Viaje

Visita también nuestras guías de:
 

Excursión al Alto Atlas

Marrakech puede ser un excelente punto de partida para realizar una excursión a las montañas Atlas, por su proximidad a este lugar. Viajando en coche, puedes llegar al Atlas en unas dos horas de trayecto. Puedes pedir al riad o al hotel donde te alojes que te reserven un chófer para el día que tengas previsto realizar la excursión.

Nosotros fuimos de excursión al Valle de l'Ourika, en el Alto Atlas, y nos acompañó un chófer que estuvo con nosotros todo el día hasta la tarde, cuando regresamos a Marrakech.

El Valle de L'Ourika

El Valle de l'Ourika puede ser una excelente excursión de un día. La carretera para llegar no es mala, pero aconsejamos alquilar un chófer antes que un taxi tradicional, porque son coches más cómodos que los taxis.

A continuación, vamos a narrar nuestra aventura en el Alto Atlas.


Parada a una casa bereber


Cuando llevábamos una media hora de carretera, el chófer paró para enseñarnos una típica casa bereber. La impresión que tuvimos es que estaba todo preparado para el turista: el "jefe" de familia nos hizo de guía por su propia casa, a nosotros y a otros turistas que también los había traído ahí su chófer. Al final del recorrido, como es habitual, el chico nos condujo a la tienda de artesanía que tenían al lado de la casa, por si queríamos comprar algo.


Cocina de la casa bereber.


Paradas para hacer fotos

A media que íbamos llegando al pueblo bereber Setti Fama, el chófer iba parando en los márgenes de la carretera para que pudiéramos hacer fotos panorámicas del paisaje y del Valle de l'Ourika.


Paisaje del Valle de l'Ourika.


En todas y cada una de estas paradas, en poco tiempo me veía rodeada de chicos que vendían collares de piedras de la región, según decían ellos. Nuestro chófer nos contó que no eran de calidad.

Llegada a Setti Fama

Al cabo de poco, llegamos finalmente a Setti Fama. Por sorpresa nuestra, teníamos un guía bereber que nos estaba esperando para acompañarnos hasta la cima de la montaña, hasta llegar a las Siete Cascadas. Nosotros ni siquiera sabíamos que había siete cascadas, con lo cual tuvimos una grata sorpresa.


Subida a las Siete Cascadas


El chico era muy simpático y amable. Empezamos a subir y subir, y por el camino nos íbamos encontrando con las citadas cascadas, una detrás de la otra. Al final nos costaba subir, hacía muchísimo calor! Pero Mohamed nos ayudó mucho y nos iba contando historias sobre el valle y sobre su vida.


Nevera bereber.

Fue aquí donde descubrimos y vimos por primera vez una "nevera bereber": las botellas se amontonan juntas y un chorro de agua fresquísima provinente de las montañas las moja y las mantiene muy muy frescas.

Llegada a la primera cascada

Parecía imposible, pero finalmente llegamos a la primera de las cascadas, ¡impresionante!

Con el calor que hacía, había muchísima gente que aprovechaba para bañarse, aunque no lo entiendo... ¡el agua estaba helada!


La Séptima Cascada.

Por fin, llegamos a la Séptima Cascada


Parecía que no lo lograríamos: el calor era increíble. Nosotros seguíamos a Mohamed, pero él ni se inmutaba, estaba como pez en el agua!

Pero lo logramos. Conseguimos llegar hasta la cima, hasta la Séptima Cascada, que es la más espectacular de todas, incluso más que la primera.

Es increíble lo fría que está el agua a estas alturas, y cuando la tocas con tus manos, parece mentira que, en realidad, estés en Marruecos.

Aprovechamos para descansar un poco y coger aire porque ahora había que bajar! Y sabíamos que también iba a ser duro, porque la pendiente era importante y hacía muchísimo calor. Nos mojamos la cabeza y los pies y luego se me ocurrió una idea: cogí mi botella de agua y la sumergí en el agua helada, a lo rollo nevera bereber.


Otra vez en Setti Fama


Al cabo de un rato, conseguimos llegar otra vez al pueblo de Setti Fama, después de descender a toda velocidad, parecía que Mohamed tuviera prisa! Una vez en el pueblo, decidimos ir a comer algo, estábamos hambrientos.

Tal y como nos suponíamos, Mohamed nos pidió que le diéramos dinero por la excursión y, aunque no nos lo hubiera dicho antes de subir, nosotros lo vimos lógico. Le dimos 300 dh más unos cuadernos y lápices de colores para sus hijos. Antes de comer, nos despedimos de Mohamed. Había sido un guía excelente y una excursión maravillosa.


Vistas del pueblo de Setti Fama.

Hasta aquí nuestra guía de Marrakech. Esperamos que te haya gustado y te ayude a disfrutar aún más de una ciudad tan espectacular como Marrakech, tierra de contrastes, de sorpresas, de experiencias únicas. Por último te invitamos a darnos tus opiniones sobre esta guía. Estaremos encantados de leer tus experiencias en Marrakech.

 
 
Esta guía de Marrakech ha sido escrita por Marian Jubany y Narcís Vilà . Revisada en Mayo de 2010.
Una iniciativa de Comexus Networks, SL. NIF: B-17689324. Todos los derechos reservados.
Prohibida su reproducción total o parcial. No la copies, mejor enlázala. ;-)